Viernes Abril 18 , 2014
Text Size
   

Región de la Lorena,Francia.

 

 

 

La Lorena ofrece sabores para todos los gustos: vinos y cerveza para acompañar las carnes frías y los quesos, aguas minerales y licor de Mirabelle para la digestión…
Es una tierra predilecta de los “amateurs” de delicias dulces: Madeleines de Commercy, Macarons y Bergamote de Nancy, Dragées de Verdun, Miel de pino de los Vosgos, Mermelada de grosella de Bar-le-Duc…
Las anécdotas asociadas a algunas de estas especialidades contribuyeron al crecimiento de su fama:

 

Alfred Hitchcock fue uno de los principales actores en la elaboración de la fama de la Confiture de groseilles de Bar-Le-Duc: la leyenda dice que el cineasta solo aceptaba hospedarse en hoteles donde se servía esta mermelada. Su distinción reside en su elaboración, la cual no ha cambiado desde hace siglos: mujeres llamadas “épépineuses”, armadas de una pluma de ganso tallada, despegan un pedazo de piel de cada grosella, la liberan (sin romperla) de sus semillas y terminan la cirugía poniendo de nuevo la piel en su lugar. ¿El resultado de este trabajo minucioso? Una mermelada de gran sabor y de consistencia única.
Si todavía dudan de su exquisitez, solo falta mencionar que María Estuardo comparó la mermelada de Bar-Le-Duc a “un rayo de luz en un frasco”.

 

Se dice que la Dragée de Verdun fue creada en 1220 por un apoticario, con la finalidad de purificar el aliento y facilitar la digestión. Louis XIV ordenó la distribución de estas grageas a todos los niños escolarizados, el primer día del año (más que sus virtudes farmacéuticas, era sin duda el sabor delicioso de estos dulces confitados lo que atraía a dichos alumnos…)
Hoy en día, la Dragée de Verdun sigue siendo la más fina y famosa: de chocolate, almendras o turrón, caramelizadas con miel y azúcar, de color o plateadas, su presencia es de rigor en bodas y bautizos.

La gastronomía de Lorena conoce también la alquimia de los ingredientes simples: la Quiche Lorraine, emblema de la región ha viajado por todo el mundo para volverse un símbolo de la cocina popular francesa.

 

Un poco de historia

La palabra Quiche se deriva del vocablo Küchen en el dialecto lorenés. Este término proviene a su vez del alemán Küchen (pastel) que dio origen al nombre de todas las tartas saladas. Sus inicios datan del siglo XVI, en la época del Duque de Lorena, Charles III. Desde entonces forma parte de la identidad de esta región.
Los platillos “de terroirs” se elaboran con ingredientes que se tienen al alcance y la Quiche no es la excepción: sólo se requiere pasta quebrada, tocino, huevos, crema, sal y pimienta para crearla. No fue sino hasta mediados del siglo XIX, que otros ingredientes (como la leche o el queso) fueron incluidos en la receta original.

 


Receta:

Las recetas varían de un cocinero a otro: la Quiche es versátil y acepta todos los gustos: 3 ó 4 huevos, con o sin leche, poca o mucha crema… usted puede realizar la Quiche que desea. Proponemos una receta “mejorada”, la más común hoy en día, con una pasta hojaldrada, leche y queso.

  • Para 4 a 6 personas
  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de cocción : 30 minutos a 250C


Ingredientes

  • Una pasta hojaldrada
  • 3 huevos enteros
  • 30 cl. de crema fresca
  • 25 cl. de leche
  • 300 gramos de tocino ahumado
  • 150 gramos de queso Emmenthal rayado
  • Sal, pimienta, nuez moscada

Precalentar el horno a 250C, durante 10 min.

Preparación
Extender la pasta hojaldrada en un molde para tarta (sacarla del refri con 30 minutos de anticipación para que sea más fácil trabajarla)
Picar la masa con un tenedor para que no se hinche.
Poner la pasta 10 min. en el horno caliente, para que dore muy ligeramente.
Mientras tanto, freír el tocino cortado en trocitos en un sartén, a fuego alto, para que su sabor resalte más. Quitar el exceso de grasa.
En una ensaladera, romper los huevos, verter encima la crema. Mezclarlos con un batidor.
Agregar sal y pimienta, luego la nuez moscada.
Repartir los trocitos de tocino en la pasta. Verter encima la preparación.
Espolvorear el queso rallado.
Hornear la Quiche durante 30 min.
Después de 25 min. de cocción, picar la Quiche con un cuchillo: si sale limpio, la Quiche está lista.
Para que quede más crujiente, puede poner la Quiche 5 minutos bajo la parilla del horno. ¡Cuidado con no quemarla!

Bon appétit!

 

 

Esta receta proviene de quiche-lorraine.com. Su meta: demostrar que es tan simple hacer la Quiche que se vuelve totalmente inútil comprarla congelada o en una tienda gourmet donde cuesta 5 veces su valor.
En Francia se acostumbra acompañar la Quiche con lechuga y una copa de vino.

Articulo redactado con la participación de Dora Otero.

 

Banners

Unable to retrieve Items!